En la terraza de un edificio

siempre tienden

sábanas blancas


día tras día

una ofrenda de paz

una nueva tregua

ofrecen al sol


Mas un día extraño

tres colores ajenos

ondeaban

                   amarilloazulrojo


Con el cielo

aún claro

conté ocho estrellas asomarse

era

acaso

un símbolo

de qué vida pasada


ya no recuerdo